¿Alguna vez has conectado con la danza de la vida? ¿Con ese flujo que todo ser movemos en nosotros y que sin darnos cuenta a veces bloqueamos?

No dejes que eso suceda, ponte en movimiento… y nada mejor que con la BIODANZA. Un método creado por Rolando Toro que une la creencia y el arte, a la diversión, el movimiento en armonía y el disfrute, permitiéndonos transformaciones tanto a nivel orgánico como existencial.

 

Según Jose A. Serrano Cattoni, facilitador de BioDanza, Otra Mirada, tenemos una amplia variedad de posibilidades dentro de los ejercicios de BioDanza. Éstos son los contenidos de ella:

En total existen 220 ejercicios con sus correspondientes músicas. Se utilizan 19 de Vitalidad, 14 de Categorías del Movimiento, 34 de Diversos Ejercicios, 7 tipos de Ruedas, 37 sobre Placer/Sexualidad/Sensualidad, 46 que expanden la Creatividad, 35 que potencian la Afectividad, 23 que te ayudan en la Transcendencia, 22 Posiciones Generatrices y 6 Danzas Secuenciales.

 

¿Qué efectos nos puede aportar la Biodanza?

Nos eleva el estado de ALEGRÍA y FELICIDAD. Con ésta práctica puede que una de las cosas que experimentes sea que te vas encontrando más contento y por más tiempo, y vas creando una psicología más positiva.

La Biodanza aporta vivencias vitalizadoras que estimulan, entre otras hormonas, los estrógenos y el receptor 5HT que se liga a la serotonina, y establece comunicación con los centros del cerebro asociados al humor.

 

Ayuda a reducir el estrés

La Biodanza te lleva a entrar en el aquí y el ahora. Te ayuda a estar con atención y acción cuando hay que estarlo, y con relajación y abandono cuando corresponde.

La clase de Biodanza la componen varios cambios musicales que, conectando con sus diferentes ritmos, ayudan a regular el sistema nervioso autónomo (simpático-parasimpático) al cual es difícil acceder conscientemente.

 

Fortalecemos nuestro sistema inmunológico

A través de la Biodanza y sus efectos mantenemos una secreción salina de inmunoglobulina clase A que nos permite estabilizar nuestro sistema.

 

Mejora nuestra forma de relacionarnos con los demás e incrementa la inteligencia afectiva

La Biodanza desarrolla nuestras competencias afectivo-sociales con sus innumerables ejercicios y experiencias, con las que integramos de forma natural nuestra empatía, asertividad, confianza, aceptación, seducción…

 

Mejoramos nuestras competencias personales

En estudios realizados con grupos que realizan BioDanza se ha comprobado que ésta práctica produce efectos positivos que nos aportan beneficios psicológicos como: mayor autonomía, mayor eficacia propia, mejor salud psíquica, optimismo (equilibrio interior), seguridad en sí mismo y una mejor orientación positiva hacia el futuro.

 

Expansión de la conciencia

La BioDanza nos ayuda a tener una mayor apertura de nosotros mismos, a conectar con ese nivel de consciencia que nos ayuda a percibir la realidad de forma más profunda. A tener una mayor aceptación, a captar la esencia de las personas y del mundo que nos rodea. Nos proporciona un cambio en el sentido y significado del todo.

 

¿Te animas a practicar la Biodanza en ti?

 

Marce Navarro Muñoz,

Dra. de Centro Moksha y alumna de BioDanza